FALLECIMIENTO POR COVID-19 EN UN GERIATRICO ¿Puedo reclamar? (III)


Mi padre ha fallecido en una residencia por COVID-19. ¿Puedo reclamar? (III)

 

Responsabilidad de la Administración respecto a las medidas adoptadas

En este ámbito debemos analizar la responsabilidad, por omisión, de la Administración General del Estado, a la hora de adoptar y ordenar medidas preventivas a pesar de las informaciones que llegaban de los Organismos Internacionales sin perjuicio de la corresponsabilidad que pueda existir de las C.C.A.A. que, a pesar de la centralización de competencias en virtud del estado de alarma, han mantenido su competencia en la gestión ordinaria de sus servicios según se desprende del Art. 6 del propio Real Decreto que establece el Estado de Alarma (Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo)

De modo introductorio y como ejemplo de una posible evaluación incorrecta del riesgo que significaba el COVID-19, podemos remitirnos a la información aparecida en el diario El País que en fecha 25 de enero[1] titulaba: “El Ministerio de Sanidad considera “muy bajo” el riesgo para la población por el brote desatado en China” y recogía declaraciones de Fernando Simón, director del CCAES que manifestaba: “La población tiene que tener un nivel de percepción de riesgo muy bajo”. Basta remitirse a los hechos por todos conocidos para darse cuenta que esa evaluación del riesgo era equivocada sin que sea necesario añadir nada más al respecto.

Si por otro lado nos centramos en lo que respecta a la gestión del riesgo de la Administración del Estado para con los centros geriátricos, podemos recordar que también el diario El País en su edición de 31 de enero [2]se hacía eco de las informaciones aparecidas en las prestigiosas revistas científicas The Lancet y New England Journal of Medecine que apuntaban a la posibilidad de que el coronavirus fuera transmitido por personas infectadas asintomáticas e incluso recogía la afirmación de la Dra. Rodríguez Baños Jefa de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen Macarena de Sevilla que afirmaba: “De momento ya sabemos que hay pacientes que pueden transmitir el virus cuando aun están aparentemente sanos, días antes de enfermar

En este mismo sentido en Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), en febrero[3], analizando la situación de Italia ya daba cuenta de la alta transmisibilidad del Virus y que esta puede derivar de casos con síntomas leves que no acuden a los centros de Salud (This may emanate from cases with mild symptoms that do not provoke healthcare-seeking behaviour). Además, expresamente señala que el impacto de una transmisión sostenida en la UE seria de moderada a alta especialmente en poblaciones de edad avanzada con comorbilidades puesto que en estos grupos ya se había puesto de manifiesto que era donde se producían los casos más graves.

A pesar de todo lo anterior, desde el Ministerio de Sanidad, el 5 de marzo, diez días antes de declarar el Estado de Alarma, se emitió́ una recomendación[4] para residencias de mayores en la que únicamente se planteaba la posibilidad de contagio a través de personas sintomáticas lo que permitió, en lo que respecta a las visitas a los centros geriátricos y el personal de dichos centros, el acceso y contacto con los ancianos de todos aquellos que eran portadores del virus y no mostraban síntoma alguno. Si bien en algunas zonas de España, las comunidades autónomas adoptaron medidas más restrictivas como la prohibición total de visitas, a nivel estatal dicha prohibición solo llego con el estado de alarma el 15 de marzo

Y los resultados posteriores han demostrado que, las advertencias internaciones que la Administración General del Estado no ha tenido en cuenta debidamente, eran ciertas, pues del total de fallecidos por COVID19, el 86% han sido personas mayores de 70 años y ello sin que aparezcan en estas estadísticas todas las personas fallecidas a las que, por diversos motivos, no se ha consignado como causa de fallecimiento el COVID19 sino alguna de las patologías que provoca. En este sentido un reciente artículo publicado en el diario El País el día de 8 de mayo,[5], nos anunciaba que el dato de fallecidos por covid-19 que ofrece el Ministerio de Sanidad solo contabiliza personas sometidas a una prueba de diagnóstico y estos son una parte del total puesto que hay enfermos que fallecen sin ser testados o que mueren fuera de los hospitales, en domicilios y residencias, y no aparecen en la estadística oficial. En este artículo se remiten al Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III para elevar el numero de fallecimientos a 8.000 muertes mas respecto a las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad.

Con todo, parece que es posible imputar a la Administración General del Estado desde la omisión en la adopción de medidas, a su adopción tardía e, incluso, en algunos casos, inadecuadas respecto al fin perseguido.

La administración, va a ampararse, sin duda en el desconocimiento general del virus, de sus características, de su índice de contagio o de mortalidad que han llevado a hacer previsiones erróneas no solo a los organismos españoles sino a los europeos o a la propia Organización Mundial de la Salud, o dicho de otro modo, recurrirá a argumentar que estamos ante un supuesto de Fuerza Mayor, ante hechos o circunstancias que no se podían prever o evitar según el estado de los conocimientos de la ciencia o de la técnica existentes en ese momento por lo que reclamará su exoneración de responsabilidad al amparo de los artículos 32 y 34 de la Ley 40/2015.

No obstante, una cosa es la pandemia por el COVID 19, (como hecho constitutivo de fuerza mayor) y otra, las medidas adoptadas por el Gobierno y el resto de las AAPP como consecuencia de la pandemia, de tal modo que cabrá, por tanto, exigir la responsabilidad patrimonial del artículo 34 y concordantes de la Ley 40/2015, siempre, que podamos acreditar que tales medidas han sido “irrazonables” y que la Administración no ha actuado con la diligencia debida.

[1] Los hospitales españoles se anticipan a la llegada del coronavirus. El Ministerio de Sanidad considera “muy bajo” el riesgo para la población por el brote desatado en China

https://elpais.com/sociedad/2020/01/24/actualidad/1579898708_822682.html

[2]. La detección de casos asintomáticos que transmiten el coronavirus alerta a los expertos

https://elpais.com/sociedad/2020/01/31/actualidad/1580470866_896210.html

[3] Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades. Una agencia de la Unión Europea. Resumen de evaluación de las amenazas: Estallido de una nueva enfermedad coronavirus 2019 (COVID-19): Situación en Italia

https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/outbreak-novel-coronavirus-disease-2019-covid-19-situation-italy

[4] Recomendaciones a residencias de mayores y centros sociosanitarios para el COVID-19 . Versión de 5 de marzo de 2020. Ministerio de Sanidad. Gobierno de España

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Centros_sociosanitarios.pdf

[5] 8.000 muertes sin contabilizar: así evoluciona el exceso de fallecidos en España y cada autonomía

https://elpais.com/sociedad/2020/04/25/actualidad/1587831599_926231.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *