INDEMNIZACION POR LESION EN EL NERVIO CIÁTICO


LESION EN NERVIO CIATICO

El Juzgado de lo Contenciso-Administrativo nº 6 de Barcelona estima la reclamación efectuada por nuestra cliente bajo la dirección letrada del abogado ANTONI PALLARÈS condenando solidariamente al CASALUT y a la CORPORACIO SANITARIA PARC TAULI y a las respectivas compañías de seguros al pago de 61.511€ más la actualización de la cantidad respecto a la fecha del siniestro, intereses y costas

Queda demostrado que nuestro cliente había acudido  a Urgencias del Hospital de Sabadell el 25-XII-2013, día de Navidad, porque llevaba dos días con dolor de garganta, dolor al tragar, disfonía y fiebre; el médico de cabecera le había recetado amoxicilina+paracetamol+ibuprofeno, por lo que la fiebre se había controlado, pero había empeorado el dolor de garganta y el dolor al tragar hasta el punto de que no podía tragar ni la medicación.

El diagnóstico al que se llega en Urgencias, amigdalitis aguda, se llega  sin realizar ninguna prueba de imagen ni la realización de una laringoscopia (prueba esta muy sencilla y dentro de los medios de cualquier Hospital o incluso ambulatorio o Centro de Salud.). La exploración no la realiza ningún especialista en ORL, sino el médico de guardia (una de las razones por las que seguramente no se hizo una laringoscopia).

El letrado director del asunto, el Sr. Antoni Pallarès, con el soporte de los informes periciales, sostiene que resulta injustificable que ante un cuadro de dolor de garganta, disfonía y fiebre –que sólo cede con antitérmicos-, en un cuadro que empeora en 48 horas, hasta el punto que no puede tragar ni la medicación, no se realice ninguna exploración más específica –laringoscopia- o una prueba de imagen (Rx o TAC), pruebas que hubieran dado como resultado seguro el diagnóstico correcto.

No se hicieron dichas pruebas, le dan el alta hospitalaria  con el diagnóstico de amigdalitis aguda, pero debe volver el mismo día porque se encontraba mucho peor; y gracias a esa insistencia del paciente salva la vida, porque estando en urgencias ya no puede respirar –disnea- y pierde el conocimiento, siendo entubado de urgencia (de no haber estado en el propio Servicio de Urgencias hubiera fallecido ahogado sin lugar a dudas).

Lo que sufría nuestro paciente era  una epiglotitis (hecho finalmente aceptado); los hallazgos del estado de la epiglotis revelan un cuadro ya bastante desarrollado en el tiempo –no una aparición brusca-, en consonancia con los síntomas que presentaba, lo que hubiera permitido su diagnóstico caso de haber realizado una sencilla laringoscopia.

Nuestros peritos explican con coherencia que los hallazgos del Tac –ya después de perder el conocimiento y tener que ser intubado- presentan una afectación evolucionada, que es imposible se presente en 24 horas, por lo que desde el principio se podía haber alcanzado el diagnóstico correcto y que, además, la forma de haber alcanzado el diagnóstico correcto hubiera sido mediante dos pruebas –cualquiera de ellas, no las dos-, un Tac o una laringoscopia. Siendo ésta última una prueba sencilla, de rutina, pero eso sí, debe hacerla un especialista en ORL, que nunca estuvo presente en ninguna de las asistencias.

Debido a que no se diagnóstica a tiempo su dolencia, el paciente se desmaya en Urgencias, debe ser intubado porque se ahoga, intervenido quirúrgicamente de urgencia e ingresa directamente ese mismo día en la Unidad de Críticos. Durante el tiempo de permanencia en UVI sufre diversas complicaciones (diarreas, hipotensión, neumonía) pero lo que más nos importa es una miopatía o lesión nerviosa, más específicamente, sufre una neuropatía por afectación del nervio ciático común bilateral y se comienza con la rehabilitación. Se destaca que nuestro cliente debe andar con férulas de rancho y ayuda de una muleta, habiendo desarrollado, además, una capsulitis retráctil en ambos hombros –consecuencia del uso continuado de muletas-.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social declara a nuestro cliente afecto a una incapacidad permanente TOTAL para su profesión habitual, consecuencia de la “afectación bilateral del nervio ciático por inmovilización prolongada”.

Sobre la relación de causalidad entre la obligada inmovilización del paciente en la Unidad de Críticos y la lesión bilateral del nervio ciático, tenemos como prueba la propia opinión del médico que le atiende de forma inmediata que sospecha fundadamente que se debe “a la inmovilización prolongada”. Quizá el criterio más importante, dado que se tata de un médico que le trata a tiempo real con la sola intención de curación.

Y, como es lógico, NO hubiera existido esa necesidad de inmovilización si se hubiese diagnosticado de forma adecuada el proceso de epiglotitis (en la visita a Urgencia) ya que se hubiera instaurado un tratamiento adecuado –corticoides para bajar la inflamación de la epiglotitis- que tiene una respuesta excelente de ordinario.

Ante estos hechos y el daño causado, se interpuso reclamación administrativa bajo la dirección letrada de ANTONI PALLARES que posteriormente derivo en demanda ante los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo donde se dictó Sentencia estimando las pretensiones de nuestro cliente otorgándole una indemnización de 61.511€ más la actualización de la cantidad respecto a la fecha del siniestro, intereses y costas a la administración demandada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *